Historia Provincial Malagueña

Amigos visitantes, con estas páginas que siguen pretendo dar a conocer un poco de la riquísima y variada historia del paisaje y del paisanaje de la siempre sorprendente provincia de Málaga.

Espero que les aproveche y gracias por acercarse a estas líneas.

domingo, 30 de abril de 2017

NUEVO ACADÉMICO DE LA ACADEMIA DE SAN TELMO DE MÁLAGA.

   Al igual que la entrada anterior, estas que paso a exponer, son unas anotaciones tomadas el día diez de marzo de 2011, el día de la toma de posesión como académico correspondiente en Madrid, del Sr. D. Hugo O´Donnell y Duque de Estrada.

   Las traigo a este blog en la consideración de que se nos informa de una serie de acontecimientos que fueron de capital importancia para la provincia de Málaga y que hoy, ciento cincuenta y siete años después, mercen ser recordadas, aunque sea de forma telegráfica, como lo va a ser aquí.

   Un saludo.

   Hola nuevamente.

   Ayer tarde tuve la ocasión de asistir en el Salón de los Espejos del Ayuntamiento de Málaga, al nombramiento como Académico Correspondiente en Madrid de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo de Málaga, del Excelentísimo Señor Don Hugo O´Donnell y Duque de Estrada, eminente abogado, Comandante de Infantería de Marina retirado y Duque de Tetuán e historiador de reconocido prestigio, el cual leyó su discurso de ingreso, titulado ¿Por qué recordar a O´Donnell en Málaga? 

   En dicho discurso se pone de relieve no solo la biografía militar del prócer, si no que también la figura y la obra del Excelentísimo e Ilustrísimo Señor Don Leopopldo O´Donnell y Jorris, figura de la máxima trascendencia militar, política, económica y social del siglo XIX español, y extendiéndola a la relación de este ilustre español con la ciudad de Málaga, con especial mención a la llegada del ferrocarril a nuestra provincia malagueña, hito, sin lugar a dudas, de importancia capital, así como la identificación de Málaga con la política exterior española y la Guerra de África de 1859-1860, guerra en la que la ciudad y sus hijos destacaron y sobresalieron.

   Así mismo, durante el gobierno de O´Donnell fue se construyó el Puente de Tetuán, cuando se inauguró el Hospital Civil, ceremonia que llevó a efecto S. M. la Reina Dª. Isabel II, la puesta en servicio, como ya se ha comentado, del tramo de ferrocarril entre Álora y Málaga ciudad en 1862, siendo la Reina una de sus primeras pasajeras. Esta empresa ferroviaria contó con la participación de hombres próximos políticamente a la Unión Libera de O´Donnel, hombres como Jorge Loring Oyarzabal y, en el segundo gobierno O´Donnell, el marqués de Larios.



 Escudo de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo - Málaga

   Fue un discurso brillante, ameno, emotivo y que -por lo menos a misi- cautivó la atención del concurrido personal que acudió al evento con el ágil verbo del exponente, su amenidad en la exposición y la calidez de su actitud.

   Le presentó y le respondió un académico, D. Manuel Checa Olmedo, al que unían lazos de amistad con el ponente, lazos que se remontaban a los abuelos de ambos, adquiriendo con ello mayor emotividad y sentimiento al acto, contribuyendo así a darle una mayor y mas cálida dimensión humana a un momento académico como aquel.

   Tras la alocución del académico, el Señor Alcalde de Málaga pronunció unas breves palabras de elogio tanto del personaje histórico como del nuevo Acedémico. Tras esto, el acto pasó a ser una reunión mas familiar que académica, pues allí presentes se hallaban numerosos miembros de la familia del ponente.

   Me fui satisfecho de haber asistido.

   Post Data: Como algo anectdótico ocurrido antes del acto y antes de marchar, me sucedió lo siguiente:

   Antes del discurso del Señor O´Donnell encontré a una señora mayor, enérgica y decidida, muy conocida por mi y al marido de otra señora, bastante mas joven y unidos ambos por lazos de parentesco muy próximo, vamos que son familia en primer grado, al cual no conocía y que me dejó una muy grata impresión.


   La honorable señora me dijo que tenía que hablar conmigo porque, según ella había yo puesto cosas en internet -en mi página- que no se ajustaban totalmente a la realidad, poniéndome como ejemplo el que mi padre no fue un emigrante, sino que con unas cartas proporcionadas a través del Cónsul del Brasil,el Ilustrísimo Señor Don Raul Vachias -que me corrija la señora si me equivoco- se le nombraba representante para Brasil, Colombia, Cuba, Haití, Santo Domingo y Venezuela de la empresa vitivinícola malagueña Manuel Egea & Compañía, Propietarios - Exportadores y con el cometido de visitar todas las relaciones comerciales de la empresa en dichos países e incrementar el número de clientes. El empleo era fabuloso y prometía un futuro espléndido.

   Dios, en sus inescrutables designios, dispuso que no se llevaran a efecto esos fantásticos proyectos y mi padre se convirtió en un emigrante más entre los muchos miles que en España hubo en esos años, mujeres y varones que se marcharon de España con una mano delante y otra detrás, pero con un equipaje repelto de sueños, esperanzas, ilusiones y nostalgias y penas. 

   Nunca dijo mi padre que no lo fuera, ni dijo que se dedicara a otra cosa que a lo que en realidad se dedicó, siendo testigo de ello mi señor tío Don Jose Antonio, que estuvo también en Venezuela por aquellos años, viendo con muchísima frecuencia a su hermano, mi padre, quien siempre llevó a gala su emigración y su profesión. 

   También comentó el señor que con la señora iba, que determinadas afirmaciones mías vertidas en mi página no podía ponerlas tal cual, pues no estaban contrastadas con la otra parte y yo, desde aquí, le comento, y de camino le invito, que puede expresar su opinión en la misma página, donde hay un apartado para hacer comentarios y opinar. 

   Evidentemente yo solo puedo poner una opinión, porque solo soy una persona individual, pero invito a todos cuantos quieran a expresarse libremente en mi página, opinión que, además, pueden hacer anónimamente.

   No quiero aburrir mas al los hipotéticos lectores con una anécdota que, posiblemente, encontrarán inadecuada o inapropiada para el objeto de esta entrada, pero que no me he resistido a poner. De modo que, de momento, aquí lo dejo.
  Mis máximos respetos a la honorable señora y un muy cordial saludo -y respetos- al señor que ayer tuve la suerte de conocer y que sé que no hará nada por conocerme más. Las cosas.
  
IHPMalagueñas
Málaga - 2017 

sábado, 29 de abril de 2017

EUCARISTÍA POR EL RITO ORTODOXO UCRANIANO

   Hoy, revisando anotaciones que tengo guardadas y que en algún momento tenía que ordenar, me he topado con esta de 2011 acerca de la celebración de la eucaristía por el rito ortodoxo ucraniano, a la que asistí movido por la curiosidad, pero de la que salí gratamente sorprendido y muy emocionado de la religiosidad de estas personas.

   Y lo hago, porque este pueblo tiene una importante colonia de sus nacionales en nuestra provincia y que aparte de su trabajo, nos están aportando una nueva visión del mundo, una nueva (aunque muy antigua) cultura y un nuevo idioma que seguro que algo aportará al bagaje cultural de esta provincia malagueña, habiendo entrado a formar parte de nuestra historia y que los malagueños, creo, estamos obligados a conocer.

   Nos une a ellos la pertenencia a un mismo continente, una religión común y otros aspectos más que nos debe hacer tener un interés por conocerlos mejor.

   Ahí la dejo por si a alguien le interesa.


    Hoy, domingo 30 de enero de 2011, he asistido a la celebración de la eucaristía por el rito ortodoxo ucraniano, que se celebra los domingos a las nueve de la mañana en la parroquia de Cristo Rey, en Ciudad Jardín, Málaga capital.

   Lo primero que me llama la atención es que todas las mujeres asisten al culto tocadas con un velo y la que no llevaba velo portaba un sombrero. Algunas, al entrar, tocan el suelo tres veces, santiguándose tres veces, una por cada vez que tocan el suelo.

   Cuando entran al templo se dirigen los fieles a una mesita donde aparte de estampitas religiosas y devocionarios y similares, compran unas velitas que luego ponen encendidas en un velero que se haya próximo al altar. También, en esa misma mesa, toman un papel en el que escriben algo y se lo entregan a la persona, una mujer, que se haya al cargo de la mesita, papel que se ponen todos juntos y que luego se lo llevan a no se donde.

   Las imágenes son los conocidos iconos y delante del altar, sobre un alto atril se haya un icono con la figura de Cristo, que al final del oficio los fieles pasan ante el besándolo.

   Al comenzar el acto, el sacerdote, o pope, purifica el lugar por medio de un incensario, por todo el alrededor del altar y por todos los lugares donde se encuentran las imágenes y las Sagradas Escrituras, tras lo cual se ausenta. Todo el mundo está callado. El sacerdote sale poniéndose de espaldas al pueblo y besa las Santas Escrituras, empezando el pueblo a orar. Un coro de gente empieza a cantar y ya, coro y sacerdote, realizan toda la misa cantando.

   Al principio del acto dos mujeres y dos hombres se ponen junto al altar, las mujeres portando unos estandartes y los hombres una vela cada uno y así durante toda la misa. Después el sacerdote pasea por todo el entorno del altar portando las Sagradas Escrituras y, después, con el bonete o sombrero quitado, se presenta ante los iconos del altar, besándolos, se santigua, se pone el bonete o sombrero y continúa con el oficio.

 
   Todos los fieles se santiguan y se inclinan innumerables veces durante todo el oficio.

   El sacerdote vuelve a usar el incensario mientras ora cantando, permaneciendo entretanto los fieles en silencio y después de un rato de oración por parte del sacerdote y respuestas de los fieles, el coro canta el aleluya, arrodillándose acto continuo los fieles. Es cuando el sacerdote canta la oración que, supongo, corresponde a la conmemoración de la Última Cena. En ese momento un grupo de mujeres se encuentra arrodillada ante el altar y el sacerdote. Tras esto habla este durante un buen rato, respondiendo de vez en cuando el pueblo, cantando, por supuesto y a los que más se oye es al coro, porque en general a los fieles se les escucha poco. El sacerdote, que se ha quitado el sombrero, se mueve mucho por el altar, supongo que acudiendo a cada icono a honrarlo. Mientras el coro y, supuestamente el pueblo, siguen cantando, siendo entonces cuando el sacerdote muestra los cálices, que están cubiertos con un pañito, creo que rojo, con una cruz bordada, mientras canta la oración estando durante ese momento los dos monaguillos delante de el con una vela cada uno. 

   Continúan las oraciones mientras el sacerdote, nuevamente, purifica el lugar con el incensario a la vez que suena una campanilla, permaneciendo mientras tanto los fieles de rodillas y el sacerdote de espaldas a este. En esos momentos es cuando se produce la transustaciación del pan y del vino en el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, arrodillándose y postrándose ante el altar el sacerdote. Tras esto nueva purificación por medio del incensario, se canta algo que me pareció debía ser el Gloria, tras lo cual nuevamente los fieles se ponen de rodillas. Delante del altar hay una celosía con tres puertas y en ese momento se corren las cortinas de cada puerta, y se vuelve a entonar el aleluya. Se produce el silencio durante unos momentos, rotos por los cantos de las oraciones a la vez que se descorren las cortinas y antes de dar la sangre de Cristo, el sacerdote da una alocución. 

   Tras tomar la sangre de Cristo, los fieles besan el cáliz. Luego oraciones y nuevamente se purifica el lugar con el incensario. Después, con los cálices, da una vuelta por el altar y los deposita en una mesa. En ese momento es cuando una mujer con una vela y otra con una canastilla pasan haciendo la colecta. Mientras el sacerdote se pone el sombrero y comienza la parte final de la misa, momento que se aprovecha para que un par de niños se paseen por entre los fieles, uno portando una vela y otro portando una canastilla con trocitos de pan, que toman los fieles y, santiguándose primero, se lo toman: debe ser el Cuerpo de Cristo. 

   Una vez finalizado el oficio y como colofón, el sacerdote está durante un rato dando una alocución, supongo que será una especie de homilía, tras la cual se dirige al altar, besa la imagen de Cristo, traspasa la celosía, se cierran las cortinas y la gente empieza a desfilar ante el atril donde se halla un icono de Cristo, ante el cual se santiguan y luego besan. Después, se acercan a la imagen de la Virgen con el Niño, oran y luego se van, cada uno a su lugar, bien solos, bien en grupos.

   Como curiosidad decir que están llegando fieles prácticamente a lo largo de todo el culto o, bien, marchándose a lo largo de el. Es de destacar también el respeto y educación con el que se conducen durante todo el oficio, atendiendo y santiguándose durante todo el tempo que dura; no se escucha sonar ningún teléfono y los niños -pocos- no dan la lata. En general, todos van muy bien vestidos y cuando hablan entre ellos lo hacen en voz muy baja, con lo cual no molestan, así como no están tosiendo todo el rato ni haciendo ruidos innecesarios. 

   Es una pequeña comunidad, calculo que habría alrededor de cuarenta o cincuenta personas. 

   Los monaguillos, uno mayor que el otro, usaban vestiduras apropiadas para el caso, con bordados y colores. Toda la comunidad es de raza blanca, habiéndolos rubios y morenos.

   Parece ser que durante el ritual, aparte del ucraniano, se emplea también el griego. Dura el oficio poco más de una hora.
  
IHPMalagueñas
Málaga - 2017

LOS ENEMIGOS ATACAN PUESTOS AVANZADOS EN LA VENTA DE OJÉN

   Esto que a continuación sigue, es la carta enviada el catorce de diciembre de 1810 por D. Diego de Solano a D. Francisco Gómez de Terán y Negrete, marqués de Portago, avisándole de la situación comprometida en que puede hallarse Ojén si no se reciben tropas y armas para su mejor defensa.


   En la mañana de este día se me avisó atacaban los Enemigos mis puestos avanzados: Ynmediatamente reuní la fuerza disponible en este, con la qual pase a Pedregosos altos, componiendo un total de 160 hombres utiles, aun comprehendidos los de los puestos más avanzados.

   Los Enemigos atacaron la avanzada de la izquierda, dependiente de pedregosos baxos, poco después de amanecido: Les recibió con fuego, sin que lograsen ventaja alguna respecto á haverse esta apoyado en la inmediata sierra: No lograron mayores ventajas en el ataque que executaron contra el puesto de que dependía dicha avanzada. En su consecuencia y notando dispuestos á recibirlos en todos los puntos, emprehendieron su retirada en tres cortas columnas, y en dirección al cortijo de la Aba.

   Con el fin de observarlos, previne saliese un piquete en fuerza de 40 hombres mandados por el Capitan D. Nicolas Alonso, y Ayudante D. José Bedoya, que se dirijió al cortijo de Dª. Maria teresa, lo que notado por la fuerza Enemiga que se hallaba en el de la Aba, se retiró precipitadamente.

   Es posible hubiesen perdido un hombre por el fuego de la Abanzada de la izquierda, respecto á que pasaron por el cortijo de Dª. Maria teresa con un caballo del diestro y sin ginete.

   Según las noticias, su fuerza se componía de 300 hombres, A saver: 50 Caballos y 80 Ynfantes que habían salido de Medina: 60 Caballos y 100 infantes de Vejer: Su plan era convinado para atacar estos puestos y debieron haverse reunido á las inmediaciones del cortijo de Dª. Maria Teresa en la noche anterior: Pero equivocadas las direcciones, la fuerza de Medina se dirijió a facinas, y la de Vejer al frente de Pedregosos baxos donde pasó el resto de la noche; resultando haver verificado tarde su reunión, y por consiguiente haverlo sido igualmente para la realización de su plan.

   Pido a V. E. de nuevo se me reuna la Compañía de Cazadores, y por quanto no seria de adivinar que repitiesen la tentativa.

   El haver retirado el Destacamento de facinas, como tengo a V. E. anteriomente manifestado dexa descubierto el flanco izquierdo de estos puestos: Puestos del mayor interés, pues que siendo los mas inmediatos á esta Plaza, forzados que fuesen, solo tres horas bastarían para que los Enemigos se presentasen frente a ella.

   Tengo igualmente pedidas a V. E. 50 armas, para un igual numero de hombres que tengo desarmados, que tampoco he conseguido.

   Dios guarde a V. E. Muchos años. Venta de Oxen 14 de Diziembre de 1810.

                                                                           Ecmo. Señor

                                                                        Diego de Solano

Ecmo. Señor Marques del Portago

IHPMalagueñas
Málaga - 2017

lunes, 24 de abril de 2017

24 DE JULIO DE 1809. QUEJA DEL CURA DE BENAMARGOSA

QUEJA DE D. JOSÉ PINTO Y PALACIOS A D. MARTÍN DE GARAY Y PERALES SECRETARIO GENERAL DE LA JUNTA SUPREMA.

   D. José Pinto y Palacios era el cura de Benamargosa cuando los franceses invadieron España. Viendo el número de deserciones que se producían entre los individuos llamados a defender la patria, escribió una carta a D. José de Garay y Perales denunciando tal situación. 

   Este D. José Pinto fue el mismo cura que al año siguiente ayudó al famoso Capitán antequerano D. Vicente Moreno Baptista, quien mantuvo en jaque a los franceses durante mucho tiempo.

   La carta rezaba así:

Exmo. Sr. D. Martin Garai

Señor


La insubordinacion, é imprudencia de estos Pueblos me tienen tan fuera de mi, que no puedo menos que cansar á V. E. á ver si por su medio logro, la summicion y respeto de ellos en orden á contener la desercion: Y que los que an incurrido en tan detestable delito lo conosca, y se sometan, á hacer sus respectivos servicios á Dios, al Rei, y á la Patria.


   Todos los pueblos sugetos á Malaga (en orden á defensa) estan llenos de decertores, unos venido de los Exercitos, otros desde el mismo Malaga despues de su presentacion, y otros que aun no se an presentado. Finalmente otros que siendo aptos para las Armas, se hallan desechados por sobornos a Madicos, sirujanos, medidores ó con engaños por otro estilo. de esta casta de ombres estan colmados estos Pueblos (repito) abrigados por sus mismas gentes, sin que á unos y otros sirvan de contenerlos las respetables ordenes de S. M. ó de sus Magistrados. No sucedeasi S. Exmo. en la demarcación de Veles (de donde por la immediacion tengo conocimiento) en cuios Pueblos no ai un decertor: Y por que? porque la Junta de esta á dado providencias duras, las de aquella todas suaves.



Escudo actual de Benamargosa
   Deseoso Yo de contener estas deserciones tan perjudiciales é escrito a Yndividuos de la junta de Malaga avisando las providencias que devian tomar para contener estos males, y no an tenido por combeniente el adoptarlas. é avisado la mofa que se hace de sus preceptos, y que solo sirven de insolentarlos, y nada a adelantado. No se Sr. Exmo. en que conciste que una junta compuesta de ombres de onor , Y verdaderos Patriotas, no aprovechen los avisos, para remediar los males. Y para hacer ver a V. E. esta culpable concideracion (motivo de insolencia) solo dire que aviendo los Alcaldes de esta Vª. preso a Algunos de los tales delinquentes , hasta quatro y sinco veces (de que conservan recivos) apenas llegan á Malaga, quando se vienen tras del Alcalde. Infiera aora V. E. que imprevision haran estos hechos en los malevolos por un estilo: Y en los verdaderos Patriotas por otro.

   No quiero molestar á V. E. y solo estimare que (ocultando mi nombre, porque ciertamente me expongo á ser victima de estos desalmados) eleve al conocimiento de S. M. el estado deplorable de estos Pueblos en materia de desercion, para que providencie lo que jusgue combeniente.


   Añado: que no obstante mi edad de 59 años estoi pronto á servir en obsequio de N. Sta. Religion, de mi Ydolatrado Rei, Y de mi Amada Patria, con la condicion de que ni quiero acto positivo, ni estipendio alguno, y solo con la de no ser despojado del Beneficio que obtengo en esta Parroquia. Y que ofresco a V. E. con el maior respeto Y con el mas completo gusto.


  Dios guarde a V. E. muchos años. Benamargosa 24 de Julio de 1809.


                                                                   B. L. M. de V. E. su mas 
                                                                   atento servr. y Cppn.

                                                                             Exmo. Sr.

                                                                          Jph. Pinto y Palacios

IHPMalagueñas
Málaga - 2017

domingo, 23 de abril de 2017

MARISCAL DE CAMPO D. ANTONIO CANO ORBANEJA Y MOLINA

   Vio D. Antonio por primera vez la luz en la ciudad de Antequera, alrededor del año de 1775, siendo sus padres Dª. Rosa de Molina y D. Juan Cano Orbaneja.

   Destinado como estaba por su padre a servir al rey con las armas, ingresó el día de la Epifanía del Señor del año de 1789, en el regimiento de Zamora y en la clase de Cadete, pasando a servir su empleo el uno de agosto de 1793 a Guipúzcoa, pasando después a Navarra, donde el cinco de marzo siguiente es promocionado a Subteniente, el cuatro de noviembre siguiente a Subteniente de Granaderos y el veinticuatro de febrero de 1795 a segundo Teniente.



   Entre el primero de enero de 1799 y el primero de enero de 1803 fue nuestro hombre maestro de Cadetes, aunque en el interín se halló en los siguientes sucesos.

   El año de 1799 pasa con su regimiento a Galicia y parte junto con el regimiento de la Princesa y un batallón del de América, más el correspondiente personal de artillería, del puerto de El Ferrol formando parte de la expedición del mando de D. Gonzalo O´Farril Herrera y con destino a Irlanda, en la escuadra de Melgarejo

   Esta expedición, que tenía por objeto la invasión de Irlanda, estaba compuesta por 2900 soldados, 14 cañones y 4000 armas portátiles, embarcado todo ello en cinco navíos, dos fragatas, un bergantín y varios transportes, partió a primeros de mayo y su primer destino era el puerto francés de Brest, pero debido a los fuertes vientos reinantes y a la presencia de una escuadra británica, debieron fondear el siete de mayo en el puerto de Rochefort, donde quedan bloqueados por la escuadra británica por un lado y por las presiones francesas por otro, que no estaban muy de acuerdo con esa expedición española.

   Vistas las cosas, los españoles deciden retornar a El Ferrol, pero pasaba el tiempo y no partían, pues las circunstancias se estaban volviendo negativas para los españoles. Mientras, los británicos siguen destacando barcos a la zona y para el siete de julio ya tienen en la zona a ocho navíos, cuatro fragatas, un bergantín y tres cañoneros, con los que al siguiente día atacan a la escuadra española, que se había desplazado a la rada de Aix, a doce millas náuticas del Rochefort, desde donde recibían el apoyo de las baterías de esa isla.

   Los lanchas cañoneras españolas consiguieron parar y hacer dar media vuelta a las británicas y tras unos pocos encontronazos más, los barcos españoles pusieron proa a El Ferrol en perfecta formación.

   Posteriormente, el veinticinco de agosto de 1800, se halló entre las tropas que se enviaron desde La Coruña a El Ferrol como socorro cuando los británicos desembarcaron en aquellas inmediaciones y que habían llegado en cinco navíos -tres de ellos de tres puentes-, diez fragatas y un convoy de ochenta y siete velas que transportaba a 12000 hombres mandados por el Teniente General Pullney, pero que a pesar de semejante fuerza no consiguieron nada y fueron arrojados al mar. Tras la expulsión de los pérfidos, pasó a la ciudad de Vigo, tomando parte al año siguiente y desde Monterrey en la guerra contra el vecino reino de Portugal.

   El veintiséis de diciembre de 1802 se le promociona a Teniente con destino en el Batallón de Voluntarios de Navarra, donde en 1804 realizó el trabajo de maestro de Cadetes, cargo que desempeñó hasta su nombramiento como Ayudante Mayor.

   Cuando las tropas españolas penetraron en el reino de Portugal en 1807, pasó a servir en la plaza de Oporto, donde permaneció hasta que tras tener conocimiento de los graves acontecimientos que se estaban sucediendo en España, se retiró junto a las demás tropas a nuestro país, donde el siguiente cinco de junio de 1808 fue nombrado segundo Capitán, empleo con el que tomó parte el catorce de julio en la batalla de Medina de Río Seco, durante el transcurso de la cual resultó herido en el pecho y tras su recuperación fue trasladado al ejército que combatió en Durango, Bilbao, Zornoza, Sodupe, Orrantia y Espinosa de los Monteros, entre el treinta y uno de Octubre y el once de noviembre. Después se halló en la retirada a la plaza de León.

   El veintitrés de diciembre es ascendido a Ayudante Mayor, tras lo cual se halló en las del valle de Valdeorras, Tubes, Peguín, Ponferrada, Viana del Bollo, en el ataque y bloque a Lugo y en la sorpresa de Villafranca del Bierzo del dieciocho de marzo de 1809, donde resultó herido  y donde al día siguiente recibió su graduación como Teniente Coronel. El veintitrés de marzo asciende a Capitán primero.

   En julio de ese mismo año de 1809 es nombrado como Ayudante General de la División de Vanguardia, hallándose en e reconocimiento practicado en La bañeza del dieciocho de agosto y luego, pero a ya  a las órdenes del duque del Parque, estuvo presente en las batallas de Tamames, Medina del Campo, Carpio y Alba de Tormes. En a de Cantalgallo del once de agosto de 1810 y en la salida de Badajoz del siete de febrero de 1811, durante la cual resultó herido.

   Tras esas acciones, el veintiocho de abril de 1811, recibió el empleo de Sargento Mayor del regimiento de León, hallándose ya con dicho empleo en las acciones sostenidas con el enemigo el veintiocho de agosto en Arroyo del Puerco, en la retirada de Cáceres del catorce de octubre y el siguiente día veintiocho en la batalla de Arroyo Molinos.
      Escudo del Regimiento de León
   Su regimiento fue agregado al segundo provisional del quinto Ejército, en el cual se le confirió el mando de la Compañía de Cazadores de la División de vanguardia y en el desempeño de este mando se hallo el dieciséis de enero de 1812 en la retirada de Almagro y en la de Porcuna del diecinueve siguiente, tras lo cual se halló en las del cinco de abríl en Espartosa y en la del veintiocho de junio y uno de julio en Feria.

   Antes, el veintiocho de abril, fue ascendido al empleo de Coronel, con cuyo empleo atacó la ciudad de Málaga el catorce de julio de 1812, a las órdenes del General Ballesteros, pero duró poco en este Ejército, pues en septiembre fue destinado al Ejército de Vizcaya, donde a las órdenes del General D. Gabriel Mendizábal, obtuvo el mando de tres batallones, con los cuales se halló combatiendo a la canalla francesa en Dueñas, Durango y Zornoza y en la retirada de Zuazo de enero de 1813.

   Se halló posteriormente en las acciones llevadas a efecto sobre Bilbao y Guernica y a las órdenes del General Morillo se halló en Sourarén, donde recibió el mando de la columna de Cazadores, en Ainhoa el diez de noviembre y el siguiente día diez en Nive, tras lo cual fue de los que persiguieron  al General francés París.

   El diez de enero de 1814 derrota a tres batallones franchutes en le Valle de Louhosoa. Los catorce y quince del mes siguiente se halló en la de Sant Palais y el siguiente veinticuatro en la de Navarrés.

   Por fin la Guerra de la Independencia y tras empezar a volver a la normalidad tras los tremendos destrozos que los franceses han causado en España, el siguiente dos de septiembre de 1814, es destinado su Regimiento de León, del cual había obtenido el mando, a Ultramar, formando parte de la expedición del General D. Pablo Morillo y embarcándose en Cádiz el siguiente dieciocho de enero, en la escuadra que mandaba D. Pascual de Enrile, con los siguientes barcos:

- navío San Pedro Alcántara, de 64 cañones,
- fragatas Diana e Ifigenia,
- corbeta Diamante y
- goleta Patriota,

todas las cuales daban escolta a los quince mil hombres de que constaba la expedición

   Una vez en aquellas provincias, recibe su patente de Brigadier, con fecha de diez de febrero de 1815, con la cual se halla en el desembarco de la Isla Margarita, en las costas de Venezuela, pasando después a participar en el sitio puesto a la ciudad de Cartagena de Indias, permaneciendo después de guarnición en la plaza.

   El Ejército real estaba al mando del General D. Pablo Morillo y el asedio duró durante ciento cinco días, estando la ciudad al mando de D. Manuel Castillo y de D. José Francisco Bermúdez, quienes pudieron huir a bordo de un barco corsario. El asedio concluyó el seis de diciembre.

   Debido a sus ideas políticas, manifestó y llevó a efecto su negativa a jurar la Constitución, por lo cual fue depuesto de su mando durante el motín del siete de junio de 1820, siendo embarcado el cinco de julio siguiente junto al Virrey Juan José de Sámano y Uribarri con destino a Jamaica y de allí a La Habana, desde donde retornó a la Península en diciembre de ese año. De todas maneras, aunque hubiera jurado la Constitución, se hubiera ido igualmente, pues España perdió aquella provincia ultramarina tras la batalla de Boyacá.

   El siguiente tres de abril de 1825 contrajo matrimonio en la ciudad de Antequera, su patria, con Dª. María de los Remedios Díaz de Tejada.

   Fue Gobernador de la Seo de Urgel, por orden de veintinueve de mayo de 1825; Corregidor de Manresa, entre el dieciocho de abril de 1828 y 1834; Gobernador de la plaza de Figueras, entre 1834 y 1835.

   Caballero de la Orden de San Hermengildo, por orden de veinticinco de septiembre de 1828 y ascendido a Mariscal de Campo el veintiséis de enero de 1835, un año y cuatro meses después de la muerte del tirano Fernando VII.

   Falleció en la ciudad de Sevilla el siguiente diecisiete de mayo de 1835.

IHPMalagueñas
Málaga - 2017